Convirtiéndose en Nan Goldin

“Pensaba que nunca podría perder a nadie si lo fotografiaba lo suficiente. De hecho, mis fotos me muestran cuánto he perdido.” (Nan Goldin, del libro “Couples and loneliness”)

En la introducción a The Ballad of Sexual Dependency (1986), Nan Goldin vincula al proceso de tomar fotos con el recuerdo, como un apoyo de la memoria. En principio un repetido cliché fotográfico, esa vinculación es carne viva en su obra, acaso una necesidad de retener momentos compartidos, siempre triviales o al menos cotidianos, en contraste con vidas que de cotidianas tienen poco.

De unas 800 imágenes, “The Ballad…” fue concebido originalmente como una muestra de diapositivas con banda sonora, en una suerte de performance nightclubera, con una visión de una impronta aparentemente accidental que presentaba al entorno de la artista de manera directa, sin filtros. Desde ahí, mutó en un diario visual de 126 fotos que registra el viaje personal de su autora a través de su conexión con las vidas de amigos, amantes y familiares.

Nan Goldin

En algunas de las fotos de Goldin se puede percibir una cierta complicidad o disposición para la toma, que no modifica sustancialmente el mensaje de cotidianeidad de las mismas, su carácter de no maniqueas. A la inversa de una mirada documental crítica, Goldin no solo simpatiza con la escena sino que la dignifica, celebra y evidentemente participa en ella, y la expone coincidiendo con el momento en que el sida y sus implicaciones políticas hacen eclosión, dando un violento golpe a la sexualidad y sus prácticas sociales.

En el año de su publicación, el crítico Andy Grundberg escribía en el New York Times: “Lo que fue The Americans de Robert Frank para los años 50 (fines), lo es en los 80 The Ballad of Sexual Dependency.” Goldin ha dicho que es su trabajo más contundente y el que más le gusta; y su estilo, aparentemente casero y descuidado, se ha convertido en estética. De ninguna otra manera podrían haber sido mostradas estas fotos.

Nan Goldin

Tres décadas más tarde, “The Ballad…” se ha convertido en una obra clásica, sin perder su vigencia y su potencia, además de ganar en universalidad y mantener intacto su espíritu. Fiestas, drogas, sexo y violencia pueden ser la primera impresión (“mis fotos siempre fueron malinterpretadas como que tenían una temática sexual”); pero es inevitable entrar en confianza con la “tribu” de Goldin, y empatizar con ese diario íntimo y personal, lleno de vidas que, más allá de lo diferentes o parecidas que sean a las nuestras, son de gente que, como todos, está haciendo el intento.

Acá están las bases y condiciones y el link para participar en la convocatoria: hasta el 23 de septiembre se van a poder subir hasta 3 fotos inspiradas en “La balada de la dependencia sexual” de Nan Goldin. Entre el 1 y el 2 de octubre notificaremos las obras seleccionadas, que van a ser expuestas en el festival Basado en Hechos Reales, que tendrá lugar los días 1, 2 y 3 de noviembre en el Centro Cultural Kirchner.

2018-09-17T08:37:54+00:00

About the Author:

Leave A Comment